Renuncia de Mañalich, la salida calculada del amigo y hombre de confianza de Piñera

Noticias

Por: Sergio Bastias

Activista del Partido Humanista

Jaime Mañalich de 66 años es médico cirujano de la Universidad de Chile con especialidad en nefrología. Siempre ha sido un hombre muy apegado al mundo empresarial de la Salud y bastante alejado de la Salud Pública. En 1995 asumió como director médico de la Clínica Las Condes y posteriormente fue director, institución donde Sebastián Piñera fue director hasta 2009 y accionista hasta comienzos de 2010, antes de asumir su primer gobierno. Además, fue médico de cabecera de la familia Piñera, con lo que pasó a ser uno de los hombres fuertes y de mayor confianza de este.

Por lo anterior no fue de extrañar que, en su primer período de gobierno, Piñera lo nombrara en la cartera del Ministerio de Salud (Minsal), y fuera uno de los pocos ministros que cumpliera el total del período, desde el 11 de marzo de 2010 hasta el 11 de marzo de 2014. En el año 2011, Jaime Mañalich, proclamaba que el Gobierno había puesto fin a las listas de espera AUGE. Con la palabra “cumplimos” repetida varias veces, remarcó el supuesto logro ministerial en una actividad desarrollada en el gimnasio municipal de Cerro Navia junto a su Jefe Piñera. Sin embargo, de inmediato comenzaron los cuestionamientos de parte de muchos sectores, y la demanda de que renunciara. Posteriormente, el Centro de Investigaciones Periodísticas (Ciper), en un reportaje denuncia que las listas de espera fueron reducidas de manera artificial en el Hospital San José. Tras cuatro años de investigación, a fines de 2017, la Contraloría General de la República confirmó la denuncia de Ciper.

El saberse hombre fuerte y de total confianza de Piñera, lo demostró Mañalich en mayo de 2013, cuando protagonizó un altercado verbal con un periodista, al finalizar una actividad. Encaró en la vía pública a un profesional de El Mercurio acusando que el citado medio pretende sacarlo desde la cartera,“Dile a tu editor que a la próxima editorial que engrandezca falsamente los problemas del Ministerio de Salud yo me voy a ir contra él”. Acusó en el diálogo que la línea editorial del periódico es “saquemos a Mañalich” apuntando a que en el medio si “pasan tres días y no aparece un artículo contra el ministro de Salud, es sorpresa”. Finalmente en tono soberbio dice: “Yo te digo una cosita, conmigo no se tontea. La protección que tengo es tan fuerte”.

El 13 de junio de 2019 Mañalich fue designado nuevamente como Ministro de Salud, en reemplazo del Dr. Emilio Santelices, quien desempeñó el cargo desde marzo de 2018. Su segunda gestión en la misma cartera en el segundo gobierno de Piñera, tempranamente se caracterizó por frases polémicas y desafortunadas. La primera de estas la realiza en TV el 21 de noviembre de 2019, en medio del estallido social: “Nuestro sistema de salud es uno de los mejores y más eficientes del planeta (…) comparado con los países de la OCDE y con todos los países latinoamericanos”

Alertados ya Chile y el mundo del avance de la pandemia de la Covid-19, el 3 de marzo se conoce el primer caso de contagio “importado” en la ciudad de Talca. En esos momentos Mañalich asume como un súper ministro y vocero en el tema de la Covid-19, protegiendo a Piñera ante lo que se pudiera venir. En lo sucesivo el gobierno manifiesta estar muy preparado para enfrentar una posible crisis sanitaria, y Piñera manifiesta una y otra vez su total confianza en Mañalich, como el 16 de Marzo en que se despiden de un punto de prensa con el ministro haciéndole una reverencia a su Jefe.

Se le sigue bajando el perfil a una posible crisis sanitaria, con declaraciones que parecen buscar la distracción, lo que efectivamente ocurre con muchas burlas en redes sociales, cuando el 21 de Marzo Mañalich declara: “¿Qué pasa si este virus muta hacia una forma más benigna? ¿Qué pasa si muta y se pone buena persona?. Esto fue después de manifestar que la cuarentena total era algo “insensato e innecesario”. Como pasaban los días y los casos de personas fallecidas y contagiadas no se disparaban, el 21 de Abril el gobierno habla de una “nueva normalidad”, y Mañalich declara: “Puede haber múltiples ejemplos. Ir a tomar cerveza o ir a comerse una empanada. De lo que se trata es que las personas pueden retomar una vida un poco más normal”. En forma hipócrita al avanzar los contagios, el gobierno le asigna la responsabilidad a la gente de no respetar las cuarentenas parciales.

A mediados de mayo se empiezan a incrementar fuertemente los casos de personas muertas y contagiadas, especialmente en la Región Metropolitana que concentra el 80% de los casos. Por esto, el gobierno se ve obligado a decretar cuarentena en el gran Santiago, a contar de las 22 horas del 15 de mayo. Sin embargo, ya estaba claro que lo que se ha dado en llamar “la batalla de Santiago”, ya estaba perdida ante la ineptitud del gobierno en el manejo de la crisis sanitaria, usando como vocero a un ministro soberbio que hasta desconocía el Chile real, cuando el 28 de mayo declara: “Nuestro drama de la cuarentena en estos momentos es que hay un nivel de pobreza y hacinamiento que, perdón que lo diga, yo no tenía conciencia de la magnitud”.

Pasan los días y Piñera sigue en segundo plano mientras la curva de contagios se tiende a hacer exponencial y el sistema de Salud colapsa en varios hospitales. Mañalich sigue sin escuchar a nadie ni se allana a conversar con el Colegio Médico, e ignora también una carta de científicos denominada “Propuestas para evitar una catástrofe por Covid-19”, a la cual adhiere el Partido Humanista.

Hoy 13 de Junio, tempranamente se conoce el resultado de una investigación periodística de Ciper, en la cual se demuestra que el Minsal reporta a la Organización Mundial de la Salud (OMS), una cifra de fallecidos más alta que la informada a diario en Chile. Coincidencia o no, a las pocas horas se comienza a rumorear la salida de Mañalich, la cual se concreta y es reemplazado por el Dr. Enrique Paris. En la ceremonia de cambio de gabinete, se pudo ver a un Piñera bastante relajado y tranquilo ante la enorme crisis que estamos viviendo. Sabe que así como sorteo con éxito un tremendo estallido social, esta vez esta sorteando su responsabilidad en el pésimo manejo de la crisis sanitaria, gracias a su amigo y hombre de confianza, quien en una salida del gabinete calculada, se va diciendo que él es el responsable de todo.